SPP alerta sobre políticas neoliberales del gobierno

Nuevas autoridades del SPPEl Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), como integrante de la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT), se declara en alerta ante el avance de las medidas neoliberales impulsadas por el Gobierno de Horacio Cartes. En este sentido, la Comisión Directiva del SPP rechaza toda política que signifique un retroceso en los derechos conquistados por los trabajadores y trabajadoras del país.

Los proyectos de leyes denominados De Responsabilidad Fiscal, De Alianza Público-Privada, así como la conocida Ley de Militarización son inconstitucionales porque violan el principio de división de poderes y concentra el poder en manos del Ejecutivo. Además, forman parte de un paquete de políticas públicas, que en lugar de buscar soluciones a los problemas reales de la clase trabajadora de la ciudad y el campo, están orientadas hacia la precarización de los trabajadores, el recorte de  sus beneficios y el desconocimiento de sus derechos adquiridos como clase trabajadora.

Rechazamos la privatización de los bienes, servicios y empresas públicas. Consideramos que el régimen de concesión, de capitalización, de Alianza Público-Privada y otros, son solo eufemismos que intentan solapar la entrega de bienes del Estado a manos privadas. Somos testigos de la debacle que este tipo de medidas ha causado en países de la región, dejando a miles de trabajadores en la miseria, entregando sectores estratégicos y de alta rentabilidad a manos privadas, a cambio de pésimos servicios y descabellados aumentos de las tarifas de los servicios básicos.

Así también, la política del gobierno ha dejado de lado demandas urgentes de los trabajadores, como la necesidad de reajustar el salario ante la disparada de precios de los productos de la canasta básica, el costo del boleto del transporte, la falta de acceso al seguro social del IPS y otros.

Vemos con preocupación un recrudecimiento de la política represiva y persecutoria que se expresa en la criminalización del derecho legal y legítimo a huelga de los trabajadores de la educación, con quienes nos solidarizamos ante el injusto descuento salarial del que fueron víctimas. El movimiento campesino es también víctima de esta política, los desalojos violentos y los 130 dirigentes campesinos asesinados en la lucha por la tierra así lo demuestran.

Vemos también con particular inquietud la criminalización a las radios comunitarias. Los latifundios mediáticos que están formando los propietarios de grandes medios empresariales, particularmente la Unión de Radiodifusores del Paraguay (URP).

Alertamos sobre la creciente concentración de medios de comunicación en pocas manos, porque esto se traduce casi directamente en multiplicación de funciones para los trabajadores y no siempre aumento de sus beneficios. Nos preocupa la complicidad de las instituciones públicas que deberían controlar y hacer cumplir las leyes, tanto laborales como las que previenen el monopolio del espectro radioeléctrico del país, tal es el caso de CONATEL. 

Además, nos indigna la alevosa violación por parte del Congreso al derecho al acceso a la información pública y la persecución a funcionarios del Estado que brindan datos de interés público, más propia de un gobierno dictatorial que de un gobierno democrático. Nos alarman los ataques simbólicos que refuerzan todos estos proyectos anti populares y antidemocráticos, que van desde el cambio de nombre de la TV Pública, hasta la intención de Cartes de nombrar embajador ante las Naciones Unidas a Alfredo “Goli” Domínguez Stroessner, nieto del ex dictador Alfredo Stroessner. Calificamos  esta intención como un claro mensaje a favor de la construcción de una conciencia colectiva contraria a la orientación democrática y de respeto hacia lo público. Esto se agrava ante la realidad de una sociedad con el 71% de sus estudiantes escolarizados, reivindicando la dictadura estronista, con excusas de seguridad y orden.

Mientras se persigue a los trabajadores, las patronales siguen violando impunemente los derechos laborales en complicidad con un Estado y gobierno servil a sus intereses. Como Sindicato de Periodistas hemos sido afectados por esta avanzada patronal contra los trabajadores, fuimos testigos de despidos injustificados, violación a la estabilidad laboral, incumplimiento en el pago de salarios y restricción al acceso al seguro social. Nos alarma la persistencia de políticas anti-sindicales en prácticamente todas las empresas periodísticas, así como la persecución a la organización de los trabajadores. Estas prácticas, de las que hemos sido víctimas los trabajadores de la comunicación, se repite a gran escala, afectando a la gran mayoría de los trabajadores del país, ante la mirada cómplice del gobierno.

Frente a estas amenazas a la clase trabajadora, instamos a los compañeros y compañeras trabajadores de prensa a dar a conocer la voz de las organizaciones y sectores populares que se encuentran en la resistencia, los instamos a sumarse a las acciones que se convoquen en defensa de los intereses de nuestra clase y, particularmente, a fortalecer nuestra organización para defender nuestros derechos.

¡Por el respeto a los derechos laborales! ¡Contra el neoliberalismo!

Organización y Unidad de los Trabajadores

Comisión Directiva del Sindicato de Periodistas del Paraguay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s