PRONUNCIAMIENTO COLECTIVO DE COMUNICACIÓN CIGARRA SOBRE ASESINATO DE PABLO MEDINA

Abc

PRONUNCIAMIENTO COLECTIVO DE COMUNICACIÓN CIGARRA

El día de ayer hemos sido testigos a través de publicaciones periodísticas, del brutal asesinato del periodista Pablo Medina, quien fuera interceptado y acribillado por sicarios que con precisión y saña segaron su preciada vida. Poco más tarde -por las secuelas de las heridas de balas- falleció también una de las personas que lo acompañaba, Antonia Almada, de 19 años.

En este momento en que el periodismo y la ciudadanía se visten de luto, y ante el aumento de situaciones relacionadas al complejo y oscuro panorama político que afectan directamente a la prensa en Paraguay, el Colectivo de Comunicación Alternativa Cigarra, expresa cuanto sigue:

Los asesinatos perpetrados el día de ayer, forman parte del nefasto antecedente de sicariatos contra periodistas y comunicadores en el 2014. Así los casos de Carlos Artaza (Pedro Juan Caballero), Edgar Fernandez Fleitas (Concepción) y Fausto Alcaraz (Pedro Juan Caballero). Sin olvidar a Santiago Leguizamón, primera víctima del sicariato con estas características, ya en el año 1991. Y aquellos que forman parte de la triste memoria de los últimos años.

Sin lugar a dudas, la falta de garantías y protección a trabajadores de la comunicación, vuelve inerme a quienes cubren hechos políticos, investigan o denuncian las arbitrariedades perpetradas contra los distintos sectores sociales, ante la clara ausencia del estado.

Varios son los compañeros y compañeras que han sufrido las consecuencias, tanto del abuso de la mafia del narcotráfico -instalada hoy en nuestro país- como también de los excesos de parte del propio gobierno. Solo por poner ejemplos:

• A principios de este año tuvimos el caso del periodista de E’A, Paulo López, que soportó detención y maltratados en la Comisaría 3º de Asunción, mientras intentaba realizar entrevistas a manifestantes aprehendidos tras una marcha contra la suba del pasaje.

• Así mismo nuestro colectivo denunció en marzo de este año, que en una reunión interna para organizar cobertura de las marchas contra la suba del pasaje, pudimos comprobar la presencia de un militar de civil, identificado como Rubén Cabrera, que estaba participando como infiltrado. Situación que nos llevo a realizar la denuncia correspondiente.

• La amenaza de muerte a comunicadores en el interior, como el caso del periodista Julio Franco de la Radio Comunitaria “Luz Bella Comunicaciones”, distrito de Guayaiby -Dpto de San Pedro, que fue amenazado por sojeros terratenientes de la zona, y el caso de Elías Cabral, corresponsal del Diario Ultima Hora en Curuguaty, que fue amenazado por el concejal Julio Colmán.

• El resurgimiento de signos más autoritarios desde los círculos cercanos al presidente Cartes, como la prepotencia de los guardias que lo acompañan, que agredieron a varios periodistas en las coberturas de las actividades presidenciales.

Estos hechos dan muestras de la vulnerabilidad del sistema en el cual comunicadores y comunicadoras debemos realizar nuestras tareas, principalmente en el interior.

Con preocupación vemos signos de alianzas entre el poder político y económico, anexado al crimen organizado, principalmente al narcotráfico, que libremente actúa frente a la ausencia de justicia. Así el caso de Pablo Medina, cuya trágica consecuencia hoy denunciamos.

Esto se suma a la peligrosa decisión de intervención estatal contra radios comunitarias, para incautar de modo prepotente sus equipamientos o medios de trabajo. Y la apurada intención de parte del gobierno cartista de hacer desaparecer la histórica Radio Nacional, anteponiendo intereses empresariales que de ningún modo pueden sustituir y menos resarcir la pérdida de tan preciado valor cultural de nuestro país.

Estos hechos nos colocan ante la peligrosa presunción de que el gobierno de Horacio Cartes, ha emparentado su administración con el narcoterrorismo, al observarse la sistemática impunidad por parte del Estado paraguayo a la hora de investigar los asesinatos, persecuciones y amedrentamientos a trabajadores de la comunicación que al igual que otros casos similares como es el caso de Vidal Vega y otros dirigentes sociales, siguen esperando justicia.

Por todo lo expuesto, como medio de comunicación alternativa, en salvaguarda de los más elementales valores que hacen a la democracia, como el respeto a los derechos humanos y la libertad de expresión, hacemos responsable a este gobierno de investigar y esclarecer los asesinatos mencionados, así como cada uno y todos los atropellos denunciados. Al mismo tiempo, exigimos que en lo sucesivo se respete y haga respetar el derecho del libre ejercicio del periodismo y la comunicación, sea esta de medios alternativos como empresariales, brindando las garantías y seguridad necesarias para que nunca más vuelvan a ocurrir tan trágicos sucesos en el Paraguay.

Asunción,17 de octubre de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s